Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Celulitis: identifícala

Celulitisdivinity.es

Aunque es un enemigo común de la mujer, no todas la sufren de la misma manera. Descubre la tuya.

¿Qué es la celulitis?
Siempre está en boca de todas y no nos libramos de ella (casi) ninguna mujer. La celulitis es la acumulación de tejido adiposo (cargado de grasa) que da lugar a la formación de nódulos y hoyuelos originando la llamada "piel de naranja". Esta grasa acumulada suele concentrarse en las regiones conocidas como ginoides: caderas, muslos, nalgas y abdomen. No está considerada como una enfermedad, se trata tan sólo de una alteración estética de la superficie de la piel que afecta a la gran mayoría de las mujeres a partir de la adolescencia.
¿Por qué aparece?
Esa es la gran pregunta. Son varios los factores: genéticos u hormonales (embarazo, ingestión de anticonceptivos...) así como unos hábitos de vida inadecuados: mala alimentación, escasa práctica de ejercicio físico...

Identifica el tipo
En función de la consistencia de nuestra piel, podemos clasificar la celulitis en 3 tipos distintos:
- Dura: La piel se presenta endurecida y consistente y es conocida también como "celulitis compacta". Es propia de mujeres jóvenes que practican ejercicio físico. En este caso, la piel suele estar sometida a tanta presión que incluso puede rasgarse provocando la aparición de las antiestéticas estrías.
- Flácida: En este caso, los tejidos se muestran más blandos y se balancean con el movimiento. Es típica de mujeres más inactivas y de aquéllas que han perdido peso muy rápidamente. No resulta dolorosa, pero sí puede provocar sensación de pesadez.
- Edematosa: Es la más severa, pero también la menos frecuente. Se localiza exclusivamente en las extremidades inferiores y va acompañada de hinchazón y dolor ocasional en dicha zona.

Identifica el grado
En función de la existencia o no de piel de naranja, se diferencian varios niveles:
- Grado 1: La piel se ve lisa tanto si estás de pie como tumbada. Basta con realizar una sencilla prueba: la de pellizcar o comprimir con los dedos la piel y observar que, aunque puede existir celulitis internamente, no se distingue piel de naranja.
- Grado 2: La piel se mantiene lisa tanto de pie como tumbada, pero al hacer la prueba sí que aparece piel de naranja. La alteración de la circulación produce una mayor acumulación de células grasas, por eso comienza a ser visible.
- Grado 3: La piel se mantiene lisa tumbada, pero aparece piel de naranja cuando te pones de pie. Aumenta la acumulación de grasa creándose ya algunos nódulos duros.
- Grado 4: Hay celulitis con o sin pinzamiento, de pie y tumbada. Los nódulos se palpan con máxima facilidad. Suele darse en mujeres postmenopáusicas y con obesidad.

Belleza
Los productos reductores hay que aplicarlos con un automasaje mañana y noche. Este gesto favorece la total absorción del producto.