Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conviértete en runner paso a paso

Conviértete en runner paso a pasodivinity.es

La moda del running crece exponencialmente y cada vez más gente quiere unirse a esta tendencia. Cuerpo sano, mente sana.

EL TOP FIVE DEL RUNNER PRINCIPIANTE
1. Cómprate unas zapatillas
No hace falta que te dejes el sueldo en zapatillas deportivas pero es necesario comprarse unas específicas de running. Son el elemento más importante de la caja de herramientas de un corredor. Cuando corremos, el peso que soporta el pie se multiplica hasta 6 veces al que soporta habitualmente y de la elección de las zapatillas dependerá tu riesgo de lesión.
2. Tómatelo con calma
No hay una regla general sobre cuánto se debe correr el primer día pero sí una palabra que debes tener en cuenta: paciencia. Así que independientemente de que estés en buena forma física o lleves mucho tiempo inactivo, lo importante es no empezar con demasiado ímpetu y realizar un esfuerzo demasiado grande el primer día. Esto podría provocar lesiones serias como sobrecargas o tendinitis que nos harían parar por completo la actividad y llevarnos al abandono.
Empezar poco a poco nos ahorrará sobrecargas, agujetas y posibles lesiones. Es igual de importante acabar bien el entrenamiento como empezar el siguiente en buenas condiciones. Siempre hay que quedarse con ganas de más.
3. Alterna correr y andar
Caminar será tu aliado durante las primeras semanas de entrenamiento. Un plan de inicio puede ser el alternar correr y andar, ejemplo, 1 minuto de carrera y 1 minuto andando, durante 10, 12, 15 minutos en una primera, segunda y tercera sesión. Poco a poco tu cuerpo irá progresando y cada vez irás consiguiendo acumular más tiempo de carrera continua, hasta que llegues al punto de que puedas realizar la sesión completa de 30’-45’ sin parar."
4. Tres sesiones semanales
El descanso es tan importante como el entrenamiento. Debemos salir a correr, pero no nos debemos olvidar de que el cuerpo necesita pausas para poder asimilar la carga del entrenamiento realizado y poder afrontar el siguiente en condiciones.
En cualquier caso no es necesario llegar a las tres sesiones pero sí sería importante hacer un mínimo de dos.
5. Calienta antes y estira después
Esto no tiene por qué ser diferente a lo que hace cualquier otro runner. Ambas prácticas son una parte más del entrenamiento. Es mejor correr 50' y dedicar 10 a los estiramientos que correr durante una hora y no estirar.
 El final del entrenamiento debemos hacerlo en dos fases: una vuelta a la calma de forma regresiva y los estiramientos para devolver al músculo su posición natural. Piensa que se ha contraído durante la carrera miles de veces y estará más acortado.