Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un rostro sin imperfecciones

Un rostro sin imperfeccionesdivinity.es

Tu piel es la base del maquillaje ideal. Saca el máximo partido a tu cutis y conseguirás un aspecto impecable.

1- Prebase
El primer paso es aplicar un producto cuyo objetivo sea preparar la piel, protegerla y perfeccionarla, para posteriormente aplicar la base. Extiéndela con tus dedos sobre las zonas en las que sean más visibles las imperfecciones: contorno de los ojos, aletas de la nariz, zona T...
2- Corrector
Tras la prebase, aplicaremos el corrector, que se encargará de disimular las imperfecciones. Aplícalo en la zona de las ojeras y, a pequeños toques (nada de frotar bruscamente), y difumínalo hasta que notes que el producto penetra.
3- Base
Con ella igualarás el tono de la piel. Dosifica las cantidades de producto (si te excedes, el resultado no será el deseado), esencialmente en la zona central del rostro, y difumínala con la ayuda de las manos o de una brocha hacia el exterior, fundiéndola con la piel.