Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué es el 'strobing'?

'Strobing'divinity.es

Ha sido apodada como la versión francesa del 'contouring', ya que se está convirtiendo en un éxito por su naturalidad y por resaltar lo mejor del rostro.

¿En qué consiste?
Es la técnica de make up por la que se aplican iluminadores altamente reflectantes en puntos estratégicos del rostro como: la parte alta de los pómulos, las sienes, la punta de la nariz, el arco de Cupido y la barbilla, con el objetivo de conseguir una piel extremadamente luminosa.
¿Cómo se hace?
Según nos explica María Moreno, experta de la marca Catrice: “Se llevan a cabo 3 pasos. El primero, aplicar un iluminador en crema sobre las zonas citadas. El segundo, aplicar otro iluminador sobre ellas, esta vez en polvo, y, por último, un tercer iluminador para potenciar o resaltar zonas más concretas. Se puede rematar el proceso con un spray tipo fix”.
Iluminador: el producto básico
En polvo, crema o lápiz, aplicado con pincel, esponja o incluso con las yemas de los dedos para conseguir el resultado más natural posible. Sea como sea, el iluminador se ha convertido en uno de los productos básicos de los neceseres beauty. Su principal función es la de realzar e iluminar y, aunque hay maquilladores que indican que lo correcto es aplicarlo siempre tras la base de maquillaje, otros muchos aconsejan aplicarlo antes para así ahorrar dicho producto.