Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprovecha las cualidades de la fruta

Aprovecha la frutadivinity.es

Para no desaprovechar las propiedades de la fruta conviene seguir unas mínimas normas en lo relativo a su transporte, manipulación y conservación.

1- Sepárala del resto de alimentos al llevarla a casa. Si va en bolsas de plástico o en envoltorios, haz algún agujero para que respire mejor.
2- En casa, libérala de cualquier bolsa o envoltorio y lávate bien las manos antes de prepararla y consumirla.
3- Lava la fruta bajo el chorro del grifo. Aunque luego la peles, lavándola evitarás que cualquier elemento contaminante pase al cuchillo.
4- Guarda la fruta en una zona fresca y seca, resguardada de la luz solar. La más madura puedes ponerla en la zona menos fría del frigorífico.
5- Los cítricos y las manzanas pueden resistir unos diez días.
6- Los plátanos, las peras y otras frutas con hueso como melocotones, ciruelas y albaricoques, no más de una semana.
7- Las frutas más delicadas como las fresas conviene comerlas en dos días.
8- Si refrigeras los plátanos, envuélvelos en papel de periódico para evitar que se oscurezcan.
9- No guardes juntas frutas resistentes con otras más perecederas: podrían mezclarse los sabores y deteriorarse las piezas.
10- Frutas como la manzana, la piña, el pomelo y la fresa pueden congelarse hasta seis meses. Puede que pierdan sabor y textura, pero mantendrán sus propiedades.
11- No conviene congelar ciertas frutas con hueso como las ciruelas y las cerezas. Tampoco la uva ni la mayoría de las frutas tropicales.