Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cosas que no sabes de las personas infieles

Personas infielesdivinity.es

La rutina, la cantidad de horas que pasamos en el trabajo o la erótica del poder… Esos son algunos de los motivos que nos llevan a buscar fuera lo que pensamos que no tendremos en nuestra pareja.

"El roce hace el cariño"
Y eso es lo que le pasó a Savi, la brillante abogada protagonista de Infieles, con su compañero de bufete Dominic. La tensión en su matrimonio no ayudó precisamente a que las largas jornadas de trabajo junto a semejante hombre, God Save Dominic, fueran únicamente de “trabajo”. Y es que pasamos bastantes menos horas en casa que en el entorno laboral, por lo que caer en la tentación, aunque no es una excusa, es más fácil.
"La erótica del poder"
El poder y la inteligencia, aunque no siempre van juntos, nos ponen. Y esto, amiga, es así. Y eso es por lo que un hombre que tiene más nariz que altura, como Sarkozy, conquistó a Carla Bruni. O por qué lo más Scandal que tiene entre manos Olivia Pope es lo suyo con el presidente.
La rutina
El aburrimiento, el sentir que no te hace caso o no te valora, el sexo por mecánica o la falta de éste en cualquiera de sus modos son otros de los motivos por los que en ocasiones acabamos siendo infieles. De hecho, el 42 % de las mujeres (según una encuesta del portal Second Love) afirma que tener una aventura mejora su autoestima.
La falta de compromiso
A veces la respuesta más simple es la correcta. Y es que la infidelidad en muchas ocasiones es sencillamente una falta de compromiso. Piensa en Josslyn, sí, la buenorrísima hermana de Savi en Infieles, que es además un espíritu libre en cuestiones de amor. Ella intenta estar en pareja pero, sin duda, no es lo que busca, así que, al sentirse atrapada a largo plazo (el típico “me siento agobiado”), decide buscar “incentivos” fuera. ¿Te suena?