Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kerry Washington, víctima del aclarado de piel

Kerry Washington, víctima del aclarado de pieldivinity.es

Aún no está a la venta en los quioscos y la portada del mes de marzo de la revista InStyle ya ha levantado ampollas. Hace unos días, Kerry Washington, su protagonista, compartía “orgullosa y emocionada” la cubierta en su cuenta de Instagram y destapaba, sin quererlo, la caja de Pandora. Numerosos comentarios no tardaron en denunciar en esta red social y en Twitter el extraño aspecto de la piel de la actriz, más blanca de lo normal.

“¿Por qué está blanca en esta imagen?”, “¿Qué le ha hecho la revista InStyle a mi Kerry?", "En la foto no parece ella” o “Hay una mujer en esta portada que finge ser Kerry Washigton”, fueron algunos de los comentarios que, acompañados del hashtag #whitewashing, arremetieron contra lo que muchos tacharon como una "representación falsa" de la protagonista de Scandal por culpa del Photoshop.
Desde la revista se apresuraron a responder a estas críticas y atribuyeron lo sucedido a una cuestión de luminiscencia: “Aunque no hemos aclarado digitalmente el tono de piel de Kerry, la iluminación de la portada ha contribuido a que se perciba así. Entendemos que esto haya decepcionado y herido a muchos. Estamos escuchando los comentarios y el feedback ha sido valioso. Nos comprometemos a asegurar que esta experiencia tendrá una influencia positiva en la forma en la que presentemos a las mujeres de ahora en adelante”, ha explicado InStyle en un comunicado.
Ante estas palabras, la actriz respondió a la revista y a los comentarios de sus seguidores con un escueto tuit: “Hermoso comunicado. Gracias por abrir este debate. Es importante”. Efectivamente, el caso de Washington no ha hecho sino avivar y retomar la polémica discusión acerca de la representación de la mujeres negras en los medios de comunicación.