Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Personajes y celebraciones

Personajes y celebracionesdivinity.es

Y es que no hay boda, bautizo o comunión que se precie sin alguno de estos elementos...

El de la corbata en la cabeza
No hay boda que se precie sin el mítico tipo con la corbata a modo “el último samurái”. Ni siquiera hemos llegado al primer brindis y el muchacho ya anda subido a la silla diciendo barbaridades y bailando reguetón con cualquiera que se le arrime… Sí, incluida la tía Mari.
Abuelas a la caza
La caza de la peladilla: tratará de pillar todos los recordatorios posibles para almacenarlos en el mueblecillo de casa, “para las visitas”, ya sabes.
Contrabando de panecillos: en cuanto te descuides ¡al bolso! (“¡la comida no se tira!”).
“Estampamiento” de beso: si no queda marca ¡no es el auténtico!
La ligerita...
Demasiado corta, demasiado ceñida, too much… No hay BBC sin ella. Esa prima lejana que no se lo pensó dos veces (ni media) antes de plantarse en la iglesia para escandalizar al cura y, claro, a las señoras del primer banco que están a punto de robar un mantel para taparle el escote. ¡Oh My God!
El animao
Que si brindo por los novios, por los padres de los novios, por los primos, por el cura, por el monaguillo, por el hijo del vecino, la tortuga de mi sobrino, los primos de nuevo, la fiesta, el vino, y otra vez el vino (demasiado vino…), podlos amiguosss, lamisssstadd… ssss os quieeero…
El de las fotos
Nadie sabe quién es, algunos lo relacionan con el novio, otros con la novia, otros con ¿alguien de la oficina? ¡Quién sabe! Lo único cierto es que él o cualquiera de sus miembros (veáse manos, dedos haciendo los cuernos o cara entrecortada en la foto de familia) salen en todas y cada una de las fotos del evento. Sí, también entre el novio y la novia en el momento estelar del beso. Genial.
El amigo del novio
O ese primo lejano (que desearías que fuera más lejano aún). De hecho podría ser “el de la corbata” (ver arriba). Espera el momento de máxima exaltación de la fiesta (y de las copitas de más) para atacar y convertirse así en “el innombrable”. Ese error del que algún día te reirás con tu mejor amiga.