Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rollitos de verano... ¿te suenan?

Rollitos de veranodivinity.es

Hay amores de verano para todos los gustos. Ojo a las distintas tipologías de hombretones.

1- El Culebrón
Lo único que le falta para que lo emitan en la TV es llamarse Julio Alberto José, por lo demás lo vuestro es un culebrón de alta categoría, con idas y venidas, exnovias y momentos de esos que hacen que las reconciliaciones ¡valgan la pena! ¡Digno de una Drama Queen!
2- El Mantita
Hay días en que te apetece mantita y peli, un plan sencillo y agradable. Lo que vendría siendo una de mimos una tarde de domingo y algún que otro momento subidito de tono en el sofá. Suave y cómodo como una manta, que, eso sí, nunca llevarás en tus noches más salvajes...
3- El Guadiana
Al igual que el río, aparece y desaparece según el momento y el lugar. Lo de hacer planes con él es misión imposible y lo de buscar algo estable... ¿eres una guasona, eh? Aquí lo único que te queda es tirar de tópico ¡y darle al carpe diem!
4- El Golondrina
¿Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar?, se preguntaba el poeta melancólico... Pues, querida, en este caso la respuesta está clara: las golondrinas no sabemos, pero este rollo ¡sí volverá! Y es que le habéis cogido gustito a eso de tropezar con la misma piedra. De hecho, por ti cuantos más tropezones ¡mejor que mejor! Pero, ojito, que mucho repetir... ¡empacha!
5- El Pero
Todo es genial, pero... Querida, tú y yo sabemos que ese “pero” pesa más que el trasero de la Kardashian. Y es que no hay chispa, es muy majo (cuando le llamas majo deberías ver la señal de alarma), te cuida mucho (oh, Dios mío, la señal de alarma se ha convertido en la bocina de un barco en fase evacuación) y seguro que a tu abuela le encantaría (huye, huye ¡leeeejos!), pero NO.
6- El de verano
Como una buena canción de Pitbull llega el verano y aparece para animarte las noches más calurosas a buen ritmo... En este caso, fuera de la pista de baile, ¡pero la fiesta merece la pena igual! Eso sí, cuando llega septiembre la has oído tanto que acaba por aburrir... O en el peor de los casos, no para de sonar en tu cabeza... (Lo mejor sería que volvieras al ”Culebrón”, querida).