Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

10 claves para sobrevivir a una fiesta salvaje

Fiesta salvajedivinity.es

¿Te han invitado a la fiesta del año? Pues disfrútala y no dejes que nada te la estropee. Sigue nuestros consejos y ¡conviértete en la reina!

1- Bailarinas en el bolso: Porque esos zapatos que al salir de casa parecían buena idea y se vuelven infernales después de darlo todo en el último baile. Como la mismísima Cenicienta: ¡adiós, zapatitos!
2- A partir de cierta hora: ¡no selfies! Al día siguiente ¡no querrás que queden pruebas de algunas aventuras de esa noche (#OMG)... Sobre todo cuando la fiesta se convirtió en ¡salvaje!.
3- Tu móvil es exclusivo: ¿Y si alguno de los príncipes de anoche resulta ser un sapo? Mejor da tu Facebook y si alguno merece un “¡en qué estaba pensando!”... ¡bloqueas al instante (#sinmaldad)!
4- No te bebas hasta ¡el agua de los floreros!: Un consejo muy de madre, pero cierto. Así serás la única que sabe qué pasó a partir de los 4 gins y evitarás una catástrofe en Instagram merecedora de etiquetas como #toomuchcopas o #menudopedal
5- Aprovecha para hacer networking: Déjate ver, sonríe habla con todos y conoce a tanta gente como te sea posible... De una fiesta puedes salir con más de un contacto... ¡de trabajo!
6- Comodidad VS Estilazo: Si te apetece ir sexy y elegante, ¡adelante! Pero ojo ¡con hacer un Lady Gaga! (¿quién puede olvidar aquel vestido de filetes?). Un look con el que no te sientas cómoda o demasiado aparatoso no te dejará disfrutar de la fiesta ¡como se merece!
7- Coordenadas: B-B-B: Baño-Barra- Buenorros. Estas son las coordenadas de tu GPS para moverte por la fiesta, localiza las 3 nada más entrar y... ¡que empiece la diversión!
8- Colega de batalla: A lo Taylor Swift y Karlie Kloss, una cómplice es clave. No solo por detalles prácticos como “no me dejes caer en la tentación” (sí, ese tío al que miras lleva un letrero de ”soy un malote”), sino porque ella será con quien comentes ese épico fiestón ¡al día siguiente!
9- Kit postfiesta: El también conocido como “antirresaca”: al llegar a casa un buen vaso de agua y algo de comer. Lo agradecerás cuando te levantes sin dolor de cabeza por la mañana o, siendo realistas, ¡a eso de las 4 de la tarde del día después!
10- Diviértete!: Es, sin duda, ¡lo más importante! Y es que una fiesta sin diversión es como... ¿qué decir? Como Brad sin Angelina o Gran Hermano sin la Milà... ¡Un auténtico muermazo!