Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El injusto juicio al rostro de Uma Thurman

El injusto juicio al rostro de Uma Thurmandivinity.es

Parece ser que Uma Thurman podría haber pasado por el quirófano. El gesto de la actriz no parecía el habitual en su última aparición pública, que fue en una fiesta organizada el pasado lunes por la NBC. 

 

La actriz mostró un rostro mucho menos anguloso que el que siempre la ha caracterizado. ¿Pasó su siempre mantenida reticencia a la cirugía estética a mejor vida? Los rumores sobre los retoques de la protagonista de Pulp Fiction han vuelto a salir a la luz después de su última aparición pública.
Mentón menos pronunciado, ojos más alargados y nariz más estrecha. Estos son algunos de los cambios más evidentes que Uma Thurman ha querido protagonizar en su propio cuerpo. Lejos de acaparar buenas críticas, la nueva fisionomía de la actriz ha devuelto a la palestra el debate sobre si la cirugía estética debe cambiar de manera tan radical la apariencia.
Las supuestas operaciones de Uma Thurman no están confirmadas. Lo que sí está probado es que Hollywood sigue siendo esa industria en la que envejecer es un pecado, siempre que no seas Meryl Streep o Helen Mirren. "Uma, tú antes molabas" o "Uma, tú no" han sido algunos de los comentarios y titulares que se han podido leer en las redes sociales. Como si la musa de Tarantino hubiese perdido de un plumazo todo su prestigio y respeto por un supuesto (que no confirmado) retoque estético. Y si lo hubiese hecho, ¿de qué nos sorprendemos? Julianne Moore recordaba al recoger su Globo de Oro por Siempre Alice que existe un déficit de papeles para actrices de mediana edad: "Me dijeron que el público no iba al cine a ver estas historias".
Uma, a sus 44 años, vive en esa tierra de nadie en la que o eres Meryl Streep o eres la tía buena del taquillazo de turno. O como decía Goldie Hawn en El club de las primeras esposas: "Hay tres edades en la vida de una actriz de Hollywood: el bombón, la fiscal del distrito y Paseando a Miss Daisy".