Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mejores excusas para confesar un desliz

Excusas para un deslizdivinity.es

Apunta las claves y toma nota de algunas de las excusas más rocambolescas que, sin embargo, te pueden servir de inspiración.

La peliculera
"Estaba con las chicas (usa siempre muchos personajes de forma genérica, sin mencionar nombres) y llevábamos alguna copa de más (sabemos que el alcohol no exime, pero atenúa un poquito la culpa...) y se acercó el camarero a pedirnos un favor, resulta que había apostado a que conseguía un beso de cada una y, claro, todas lo hicieron. A mí no me pareció tan grave en ese momento y… nos besamos y tal.” (Lo del beso es verdad, lo del “y tal” es indefinido, por lo que ayuda, y lo de después... no hace falta dar detalles tampoco!).
La prescrita
Esta excusa requiere bastante esfuerzo, tendrás que hacer que nadie se entere y esperar el tiempo suficiente como para que el desliz quede atrás en el calendario y si sientes que no puedes seguir guardándolo, ahí va: “Hace tiempo tuve un pequeño desliz, estábamos empezando y me equivoqué. No dije nada porque fue una absoluta tontería y eso me hizo darme cuenta de lo importante que eras para mí. Nunca (nunca, nunca, nunca... Los nunca nunca sobran) ha vuelto a pasar y, aunque podría callarme, quiero ser sincera porque te quiero y confío en ti. Sé que lo entenderás y no quiero que haya secretos entre nosotros”. Si después de esta chapa sigue vivo, no se te ocurra contestar ninguna de sus preguntas porque... si tuvo 0 importancia, ¿por qué ibas a recordarlo?
La 3/4
Suele ocurrir con un ex: “Estábamos hablando de lo nuestro y tal (de nuevo ‘y tal’) y en un momento dado hubo un roce y eso, ya sabes, lo siento”. Se llama la 3/4 porque no explicas ni 3/4 de lo que pasó. Aunque bien podría llamarse la indefinida, ya que ahí está la clave... Exponer sin contar y que el otro ¡hasta donde quiera! Eso sí, no olvides el “lo siento" final. ¡Clave!