Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

8 mentiras y gordas que solo una chica puede entender

Mentirasdivinity.es

Más de una vez (y de dos) ha salido de tu boca una de estas frases. No lo niegues, mentirosilla...

No te queda tan mal
No, de hecho, te queda peor que mal, ¿¡es que ese probador no tiene espejos o qué!? Pero te quiero lo suficiente como para no decírtelo y no tanto como para confesarte que eso que te has puesto parece sacado del armario de mi tía abuela Genara.
Sí, claro,son muy cómodos
¡Mentira! Llevar estos zapatos es como hacerse el Camino de Santiago descalza ¡y encima de una alfombra de rosales! ¡Por el amor de Dios! La única manera de que estos zapatos sean cómodos es escondidos en el fondo de un armario.
¡Oh! ¡Ah! ¡Sí!...
Queridos chicos, dejad de leer. Os queremos, nos encantáis. Y el 90% de las veces (algunos con un poquito de ayuda) conseguís que esto sea totalmente cierto. Pero no nos engañemos, ese 10% restante... A veces es porque sabes que la segunda vez irá mejor, a veces es porque el esfuerzo lo merece y a veces... Bien, a veces es porque con tanta indicación ¡a una le coge complejo de GPS!
¡No tardo nada…!
De los creadores de “¡Estoy llegando!” y “¡Estaré lista en 10 minutos!” llega: “¡No tardo nada!”, una de las mayores mentiras de la historia. Ni siquiera sabes qué ponerte aún ¡y no has empezado con el pelo! Ha llegado el momento de pasar a: “Llegaré dos minutos (horas…) tarde”.
Naaah, tampoco me gusta tanto
Nooo… ¡Qué va! En nuestra larga historia (es decir, desde que le vi hace 43 horas, 12 minutos y 15 segundos), solo he fantaseado con nuestros 3 niños, el perro y la casita en la montaña una media de 15 veces por minuto. Lo normal, ¿no?
¡Me encanta! Justo lo que quería…
¡¿Acaso alguien en su sano juicio no podría querer un maldito pelador de kiwis a pilas?! De hecho, ardo en deseos de que llegue tu cumple para devolverte tan preciado detalle, espero que el pulidor de callos que tanto le gusta a mi abuela ¡esté a la altura!
¡Me alegro mucho por ti!
¡Pues claro! ¿Cómo me va a importar que te cases con la primera que se te pasó por delante después de que lo dejáramos, tarado? ¡Que tengas una bonita y feliz boda, maldito hijo de satán! Mis mejores deseos… ¡de adulterio y divorcio! :D #fin
Empiezo mañana
Mañana, ¿de qué año? Porque en realidad es la segunda vez que has pagado la matrícula del gimnasio y no has pasado ni para dar las buenas tardes. Y no, el día que te matriculaste en recepción y el día que visitaste el spa ¡no cuentan como deporte!