Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo sobrevivir a San Valentín

Sobrevivir a San Valentíndivinity.es

Descubre cómo puedes sobrevivir a esas cosillas típicas del Día de los Enamorados que no vas a poder evitar.

1- Corazones
Corazones en los escaparates, en los anuncios, en los emoticonos de WhatsApp, en el mail del tío de contabilidad ¡y hasta en los ojos de la panadera! Parece que el mismísimo cupido ¡haya vomitado en la tierra! Respira, divina, ¡respira!
2- Cupido
Seamos realistas, si la vida amorosa de alguien depende de un bebé con un arco, estamos apañadas. La única posibilidad de acierto sería que fuera la mismísima Katniss Everdeen de Los Juegos del Hambre, así la puntería estaría asegurada. Pero a juzgar por nuestra vida amorosa, nuestro Cupido se ha dado a la bebida ¡hace ya algunos años!
3- Parejitas
No sabes muy bien cómo pero parece que, en una terrible conspiración mundial, hasta tu vecina del quinto, la de los 100 gatos, se ha emparejado este 14 de febrero. ¡¿Es que acaso eres el único ser soltero en la tierra?! No, te lo aseguramos. Repítete esta frase: más vale sola que mal acompañada. #palabrita
4- Regalitos
Piensa en lo que te ahorras. Que si Navidad, Reyes Magos, rebajas… ¿De dónde ibas a sacar el dinero para regalarle algo a tu amado? Y, reflexionemos: ¿de verdad quieres invertir esos euritos en una tarta en forma de corazón, en lugar de en ese vestido que te probaste y que nunca rebajaron? #justsaying
5- Únete al club
De los escépticos, de los creadores de: “A Papa noel se lo inventó esa marca de refrescos roja y chispeante”, llega: “San Valentín, ese día infernal nacido de los grandes almacenes”. Ya sabes, a este club se les conoce por sus variadas teorías como: “Los unicornios son una moñada”, “Demasiado guapo, te la va a pegar con otra”, “Si te ha pasado algo bueno, algo malo estará por venir”. Gente positiva y maja donde las haya, ¿quién no querría unirse a ellos, eh?
6- Tinderella
San Valentín es ideal para pasearse por Tinder cual princesa Disney, dejándote querer, ¡quién sabe cuántos “príncipes” saldrán al encuentro! ¿Y no sería bello empezar un bonito cuento el 14 de febrero? Vale, sí, el espíritu del Satán del amor nos ha invadido pero lo de Tinder no es mala idea, divertirte te sentará bien, ¡seguro!
7- El amor es ciego
Dicen, y es verdad. Aunque a veces la miopía se arregla con unos cuantos ceros más en la cuenta bancaria (si no nadie podría explicar lo de Briatore). Pero a lo que íbamos, ¿cómo verías eso de cerrar los ojos durante 24 horas? Total, el 15 de febrero todo volverá a ser como antes… ¡ánimo!
8- Conclusión: "me quiero"
Quiérete, ¡quiérete mucho! Porque no va a haber nadie que tenga que pasar más tiempo contigo que ¡tú misma! Prometemos que no lo hemos sacado de un manual de autoayuda, sino del sentido común. Piénsalo bien ¡y date un capricho! con amor: tú misma.