Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Claves para elegir tu sérum facial

Claves para elegir sérumdivinity.es

Son concentrados intensivos que penetran en las capas más profundas de la piel para potenciar los efectos del tratamiento diario del rostro. ... Si no lo has hecho ya, inclúyelo en tu neceser. Antes, te ayudamos: te desvelamos cómo escogerlo y utilizarlo para potenciar sus efectos y beneficios.

1- Concentrados intensivos para la piel
Los sérums faciales son concentrados intensivos que penetran en las capas más profundas de la piel para potenciar así los efectos del tratamiento diario del rostro. Se caracterizan por sus fórmulas de acabado no graso, su rápida absorción y su alta concentración de principios activos. Sus múltiples efectos hacen que los sérums puedan ser utilizados a cualquier edad, en función de las problemáticas de la piel.
2- Cada sérum tiene su efecto
Son muchos los cosméticos de este tipo disponibles en el mercado, pero distintas las funciones que pueden cumplir cada uno de ellos. Existen sérums que proporcionan un extra de hidratación al rostro (son perfectos para pieles secas), rejuvenecedores (reducen los signos del envejecimiento), reafirmantes (alisan la piel y minimizan las arrugas y líneas de expresión) e incluso antimanchas.
3- ¿Cuál me conviene?
Mercedes Abarquero, responsable científica de Vichy, resuelve esta duda: “El sérum que compremos ha de adaptarse a las necesidades de nuestra piel. Podemos elegir dentro de la misma gama del tratamiento diario o, en el caso de tener además otras necesidades (pieles muy sensibles, con tendencia a problemas cutáneos...), se pueden utilizar otros de gamas distintas”.
4- ¿Cuándo los utilizo?
Los sérums faciales han de aplicarse mañana y noche y, muy importante, siempre sobre la piel limpia y perfectamente seca. De esta forma, se consigue optimizar la penetración de sus activos. En tu ritual matutino, aplícalo siempre antes de tu crema hidratante habitual. Por la noche, siempre tras haberte desmaquillado y previo a tu crema nocturna. Si tu piel es sensible, hazte con un sérum específico.
5- Ayuda extra para el frío
Las bajas temperaturas hacen más necesario que nunca un plus de vitamina C para reforzar nuestro sistema inmunológico y generar una defensa antifrío para nuestra piel. En este sentido, existen algunos sérums específicos que incluyen entre sus ingredientes una alta dosis de vitamina C o derivados de la misma, como el ascorbil fosfato de sodio, que, además, es no irritante y tiene un alto poder de penetración.
6- ¿Crema o sérum?
Según Abarquero, la principal diferencia entre ambos productos es que: "La concentración de activos es mayor en los sérums y la textura de los mismos más ligera, permitiendo así la aplicación de otros cosméticos posteriormente”. Por su parte, los sérums no son tan capaces de generar una barrera eficaz contra agentes externos o contra la pérdida de agua. En ningún caso, son sustitutivos de las cremas hidratantes, más bien son productos complementarios.