Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las botas, imposible no amarlas

Botas icónicasdivinity.es

¿Sabías que las botas con las que Neil Amstrong pisó la luna todavía están flotando en el espacio? O que, tras la canción de Nancy Sinatra, "These boots are made for walking" se escribieron códigos de conducta para que las mujeres no llevaran botas en la oficina.

Como buena fashionista serás adicta a los zapatos, pero... ¿conocías estas historias?
1.- ¿Te suena el calzado con la famosa suela roja? Ahora es símbolo de exclusividad y de Louboutin, pero en la Europa del siglo XVI todos los tacones se pintaban de rojo. Y necesitaban bastante laca carmesí ya que la altura estándar del tacón para la clase más pudiente era de 8.5 cts. Y para tacones altos, los de los “chopines” venecianos que podían llegar a medir hasta 50 cts.

2.- La expresión "ponerse las botas" remonta a nuestros antepasados romanos: los únicos que tenían dinero para comprarse y “ponerse unas  botas” eran los ciudadanos con mayor poder adquisitivo y los que, por tanto, los que tenían asegurada una copiosa comida cada día.
3.- Las primera botas eran en realidad una especie de leggings, suelas y cubre empeine cosidos entre sí. Para quitarse estas primitivas botas había que ¡descoser todo! y, al día siguiente, ¡volver a coserlo! 
4.- ¿Tienes una reunión difícil? Ponte botas de caña alta. Así te “protegerás” como lo hacían los primeros en usar este tipo de bota: los soldados que lucharon en la Guerra de Independencia americana. Estos soldados subieron la altura de las botas hasta la rodilla para resguardarse en la batalla.
     5.- Colgar las Botas: la expresión se popularizó en nuestro país cuando, al terminar la academia militar, los jóvenes lanzaban sus botas  unidas por los cordones al cable o árbol más cercano.
       6.-¿Desesperada por encontrar tus Botas perfectas? Nuestras tataratarabuelas también: antes no había distinción de calzado masculino y femenino y, para colmo, ¡tampoco de bota para pie derecho y para pie izquierdo! La primera bota específica para mujer nació en Inglaterra y la diseñaron en exclusiva para la Reina Victoria en 1840.
      Fuente: Showroomprive.es y su campaña especial Get Your Boots On!