Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las feas también son 'chicas divinity'

Betty Suarezdivinity.es

Muy pronto, ‘Betty’ (‘Ugly Betty’) se incorporará a la parrilla de Divinity. Esta serie ha sido la impulsora de la creación de muchas otras versiones, como la española ‘Yo soy Bea’ o la serie infantil ‘Patito feo’, donde se trata desde una perspectiva cómica el estigma de la fealdad, tan mal visto en la sociedad contemporánea. En divinity.es hacemos un repaso de cómo las denominadas ‘feas’ se han convertido en protagonistas triunfadoras del cine y la televisión.

“Se dice de mí... que soy fea, que camino a lo malevo, que soy chueca y que me muevo con un aire compadrón. Que parezco un dinosaurio, mi nariz es puntiaguda, la figura no me ayuda y mi boca es un buzón”. Así comienza el himno entonado por la fea más fea de todas las feas de la televisión: nuestra querida Betty, que muy pronto llegará a Divinity para mostrarnos en lado más cómico y tierno de una joven poco agraciada que lucha contra la superficialidad.
Betty pasó de ser una serie a convertirse en un auténtico fenómeno mundial, gracias al cual ya no hacía falta ser una despampanante chica guapa para poder protagonizar una película o salir en la televisión. El personaje, una chica regordeta con corrector de dientes y las cejas grandes, cautivó a una audiencia harta de tanto cliché y 'las feas' se levantaron de las últimas filas para convertirse en las nuevas heroínas de la pequeña pantalla.
Betty inspiró la creación de muchas otras versiones de la serie, como la nuestra, la española 'Yo soy Bea', protagonizada por Ruth Núñez, actriz que interpretaba a una tímida secretaria que se enamoraba perdidamente de su atractivo jefe, y también de otras versiones infantiles, como 'Patito Feo', protagonizada por una talentosa Laura Esquivel.
Las feas también han sido objeto de muchas películas de considerable éxito interacional, como es el caso del film 'Amor ciego', en el que Gwyneth Paltrow aparecía caractarizada con el doble de su peso real, con papada y michelines, sí, pero con un corazón capaz de enamorar a cualquiera. Lo mismo ocurría en la más antigua 'Kiss me', en la que la rara y gafotas del instituto resultaba ser, después de todo, una auténtica belleza.