Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Iníciate en la meditación! No solo es bueno para el cuerpo, sino también para el alma

Lo primero que hay que hacer es buscar una postura boca arriba que te permita estar muy relajado. Deja fluir la respiración a su propio ritmo, y permite que todos los pensamientos y percepciones lleguen y se vayan. Déjalos libres y no los retengas. Abre tu mente y siéntete tú mismo. El objetivo es que a través de respirar profundamente, la energía vital se manifieste en el cuerpo.