Adiós Forlán, adiós tableta