Alborán, León y Ramos quitan la razón a Cayetano de Alba