Amaia Salamanca y Úrsula Corberó, duelo de estilismos