Bustamante, un crack del balón