Elisa Palomino llena la pasarela de hadas, elfos y sílfides envueltos en romanticismo