Figo y Zidane, vacaciones ibicencas