Hannibal Laguna: sofisticación en estado puro