Cuando la Obregón posa en triquini, es que ha llegado ya el verano