Pippa Middelton constata que los obreros británicos dicen lindezas como los españoles