Los Prix de Marie Claire, mucho más que CR7 e Irina