Puyol, ¿pero cómo se te ocurre?