Sofisticación y sobriedad, con Lemoniez