De amarillo, descalza y enjoyada: Raquel del Rosario gana, al menos, en estilo