Nos colamos en la casa de la mítica Katharine Hepburn