Cuando distinguir al fan y al ídolo no resulta tan fácil