Los duques de Cambridge, en su primer viaje oficial al extranjero