Los franceses odian a nuestros deportistas, pero aman a nuestras actrices