Zapatero, no sin sus gafas
María Teresa Fernández de la Vega, natural
Trinidad Jiménez, arrugada y de gris
Carme Chacón, accidentada
Ana Mato, de luto riguroso
Grande-Marlaska, moderno e informal
Alfonso Guerra, todo un gentelman
José Bono, serio y elegante