El revolcón de Sharon Stone, ¿posado o pillado?