Arizona: “Me he vuelto una auténtica zorra”