Amelia y Owen, besos y confidencias ¡hasta que el deber llama!