Karev, la mejor medicina para Meredith