Jackson, padrino de su paciente más complicada