Derek y Grey, una tregua para las peleas