Beth Ditto demuestra que los kilos de más pueden quedar divinamente