Mar Saura, princesita; las posturitas de Yvonne y el azul eléctrico de Nieves Álvarez