Cristina y Alberto, preocupados porque su hija viene sin manual de instrucciones