Los bebés van progresivamente adaptándose a los ciclos del día y la noche