Las tijeras, el imprescindible del peluquero