Tonos pastel y muchas fotografías: nos colamos en la nueva casa de Malena Costa