'Flojuchos, flojuchas y viceversa': los músculos no son garantía de nada en ‘Supervivientes’