INSTAMAL: Ni chula, ni vistosa, la cuenta de Janet aburre hasta a las piedras